• naturaua

AMPK

















La AMPK (proteína quinasa activada por Adenosín Monofosfato) se considera el “interruptor metabólico” debido a su importante papel en la regulación del metabolismo energético: es la encargada de controlar cómo se produce la energía y cómo es utilizada en el organismo.


Este sistema enzimático está presente en todas las células de nuestro organismo e induce a una cascada de reacciones, regulando una gran variedad de actividades biológicas que normalizan los niveles de grasas, glucosa y balance energético.


Según el Natural Medicine Journal: “… el síndrome metabólico aparece cuando las vías reguladas por la AMPK están inactivas, iniciándose el proceso que incluye hiperglicemia, diabetes, alteraciones en el metabolismo de las grasas y desregulación energética”.


La vía AMPK se activa cuando la relación entre el Adenosín Monofosfato (AMP) y el Adenosín Trifosfato (ATP) indica que la energía disponible para las células empieza a escasear; esto es, cuando se requiere mucha energía pero no existe disponibilidad suficiente a nivel de nutrientes.


Cuando permanecemos en estado de ayuno, la vía AMPK se ve activada en el hipotálamo, lo cual provoca una respuesta en nuestro organismo que hará que busquemos ingerir calorías, mientras que cuando la glucosa en sangre aumenta tras una comida, se inhibe la AMPK.


Es decir, en el momento en que la relación AMP/ATP vuelve a su valor normal, la leptina inhibe la activación de la vía AMPK y, en estados de hiperglucemia y elevados niveles de insulina, la AMPK no se activa.